Carita Feliz Carita Feliz
Blog arrow Noticas Recientes arrow Mi vida y Carita Feliz
Mi vida y Carita Feliz PDF Imprimir
Escrito por Carita Feliz   

Testimonios: Mi vida y Carita Feliz

Profesora: Fátima Oporta

Carita Feliz me cambio la vida

 

Llegó a Carita Feliz hace 12 años, cuando tenía 15 años de edad se matriculo en las clases de computación los sábados y contabilidad los domingos.

A la edad de 16 años su familia se trasladó a vivir a Costa Rica dejándola sola a cargo con 6 sobrinos.

Al terminar el curso de computación y contabilidad se matriculo en la clase de mesero bar tender.

Al darnos cuenta de la situación que ella estaba viviendo con sus sobrinos fue recomendada para ser parte del programa de nutrición y empezó a ser becada por Carita Feliz para que pudiera continuar sus estudios ya que no contaba con el apoyo de nadie más.

Durante sus ratos libres apoyaba a doña Sara a pasar notas de becados. Continuo sus estudios se bachillero y empezó en la universidad la carrera de psicología.

En la primera oportunidad que tuvimos se le ofreció trabajo de medio tiempo como asistente en el Kínder para que se ayudara con sus gastos.

“Me siento bendecida por enseñarme que había otras alternativas en la vida y por conocer personas de gran corazón que me aconsejaron en mi camino.

Gracias al Centro Carita Feliz hoy soy lo que soy una joven profesional con buenos valores, responsable capaz de enfrentar cualquier obstáculo, puedo decir que Carita Feliz me cambio la vida, ya que hasta el día de hoy ha sido mi único trabajo, mi familia y mi segundo hogar, aprovechando siempre las buenas oportunidades, ahora voy por mi segunda carrera que es magisterio”. 

 

Profesor Emilio Benito Rivas Lira:

Yo vendía chicle

 

Antes de llegar a Carita Feliz yo vendía en las calles en una canasta chicle, cigarro y caramelos.

Cuando llegué a Carita Feliz en el 2007 empecé como estudio trabajo bajo la tutela de la señora Sara Tercero yo estudiaba contabilidad pero tuve que dejar los estudios.

Doña Sara y la directora Eveling vieron mi desempeño y me dieron la oportunidad de trabajar y me fueron dando responsabilidades, era asistente de doña Sara, me encargaba de la venta de camisetas, las órdenes para la consulta médica en la clínica Alabama, consultas dentales brigadas ecológicas fui encargado de los becados, responsable de las compras, encargado del programa de la tercera edad, disciplina en la cena, profesor de casa estudio, y después profesor en la academia de 3ro y 4to grado responsable de los eventos que se realizan en Carita Feliz.

Luego por iniciativa propia decidí estudiar magisterio con ayuda de la directora Meyling Busto y doña Sara y gracias al señor Peder Kolind que me dio permiso para poder estudiar los sábados, ahora soy un profesor titulado.

Estudie computación en Carita Feliz y pertenecí al grupo de danza con la profesora Margarita Lezcano.

En Carita conocí a mi esposa, ahora tenemos dos lindos niños Andy y Kiara.

Gracias a la formación que recibí en Carita y a la experiencia que obtuve dando clases he crecido como persona y en mi actual trabajo siempre recuerdo las palabras de don Peder que no tenemos que hacer esperar a los niños que tenemos que ser puntuales y respetar a los niños. 

 

Scarleth Gómez, Profesora

Me enseñó a trabajar y la importancia de estudiar

 

Llegue a Carita Feliz a la edad de 12 años, estuve en clases de manualidades con el profesor Silvio Reyes y clases de danza, cursaba  el 3ro y 4to grado en ese entonces iba a dejar de estudiar para ayudar a mi mama con la venta. La directora se dio cuenta del problema y hablo con don Peder y el me propuso que si yo continuaba estudiando me iba a becar y me daría trabajo como asistente en el preescolar, trabajar con los niños me enseño a ser más responsable a querer seguir estudiando, termine el sexto grado y empecé la secundaria en un colegio privado con lo que ganaba en Carita me ayudaba para pagar el otro 50% de la colegiatura.

Como me gusta bailar y siempre he sido alumna de danza me propusieron como profesora de danza y asistente de la academia acepte con un poco de miedo pero me enseño que tengo que creer en mí y que puedo dar más de lo que creo.

Participe en miss Hispanidad y quede en segundo lugar eso me ayudo a ganar confianza en mí misma.

Ahora como profesora del grupo de danza me siento orgullosa. Nos presentamos en el teatro Rubén Darío representando a Granada, somos invitados por muchos organismos como casa de la mujer, asilo de ansíanos, casa de los tres mundos, Policía Nacional, ministerio de la familia, ministerio de educación, parque Luis Alfonso Velásquez, tele hablaton, teletón, etc.

También soy tutora de 20 becados, encargada del show en la cena, conocí a mi esposo en Carita Feliz con quien tengo una linda niña que ahora está en el Carita Feliz Kinder.

Carita Feliz me enseñó a trabajar y la importancia de estudiar para llegar a ser alguien en la vida. 

 

Cristian Antonio Lacayo Trujillo, “El chino”, Alumno

En Carita hay gente que se preocupa por mí

 

Llegue a Carita Feliz a la edad de 5 años en el preescolar cuando era Carita pequeño, cuando salí del preescolar me matricule en clases de inglés, matemática, tambores y academia.

Participe en Míster Carita Feliz en el año 2012 y quede en primer lugar, participar en Míster Carita me enseñó a quitarme el miedo de hablar en público.

He sido becado por Carita por 4 años y eso me ha ayudado a continuar mis estudios. Actualmente curso el 2do año de secundaria en mis tiempos libre, me gusta desempeñarme como DJ y aprender computación.

En Carita he aprendido a ser puntual, responsable si yo no hubiera llegado a Carita tal vez anduviera en las calles aprendiendo mañas, sin embargo en Carita hay gente que se preocupa por mí y me corrigen si ando en malos pasos. 

 

Jerónimo Mendoza, “Managua”

He aprendido a caer y a levantarme

 

A pesar de los tiempos que he pasado he aprendido a caer y a levantarme a tener triunfos y derrotas. Me integre a los 8 años de edad me he ingresado como estudiante excelente con buena conducta y aprobación en los siguientes cursos danza, pimpón, guitarra, joyería, teatro, piñata y computación, aprobando cada uno de los cursos obteniendo exitosamente mis diplomas. Les doy gracias a Carita Feliz a don Peder Kolind y a Andreas Kolind que tomo la increíble decisión de no abandonarnos y de seguir apoyándonos.

Gracias a Dios que puso en nuestro país a estas dos personas que tienen un gran corazón porque gracias a ellos he aprendido a ser una persona e inteligente gracias también a la directora Meyling Busto que ha estado conmigo en las buenas y en las malas y en mis momentos de necesidad y espero que Carita Feliz siga adelante, que las futuras generaciones vean que tan agradecido estoy de haber sido educado en mi segundo hogar y que ellos puedan disfrutar de la hospitalidad y la ayuda que se brinda acá en Carita Feliz. 

 

Connor  Pavón,  voluntario

Quiero dar el mismo amor y cariño que Carita me ha dado

 

¿Por qué Carita Feliz? Porque combina la inocencia de los niños con sus buenas disposiciones de aprender. Porque ofrece maneras para que estos estudiantes puedan añadir habilidades valorables. Pero lo más importante es que Carita Feliz sirve como segundo hogar para estos niños. Sólo he estado en Carita por tres meses, pero a mí estos chicos y estas chicas son la familia mía. No hay palabras para contar todas mis experiencias trabajando al lado de profesores inteligentes, niños amigables y una familia cariñosa.

Carita sirve para educar a los niños, para ayudarles de lograr a su potencial máxima. Sus clases educaran a los niños y enseñan las habilidades de ser educados en situaciones más profesionales. Ahora sé que los niños oyen, pero sólo escuchen a veces, cuando ellos prefieren. Sé que las palabras “levánteme” y “abráceme” nunca oigo solamente una vez, especialmente cuando tienen todos los niños tarea. He descubierto el amor que poseen estos niños. Con abrazos fuertes, gritos tan alegres y la pregunta constante a las 4:00 de ¿Cuándo va a regresar, Profe?

Regreso a los Estados Unidos en tres semanas. No quiero dejar a mis estudiantes, a mis otros profesores, ni al bebé que viene que posiblemente compartirá mi nombre. Carita Feliz ha sido mi familia aquí en Granada, Nicaragua, por quinceañeras, fiestas, castillos inflables y lío del receso. Quiero dar el mismo amor y cariño que Carita me ha dado.

 

Luis Ernesto Morales Tercero, "Saro"

Yo era unos de los niños que jamás fallaba

 

Un día un amigo mío me invito que lo acompañara a traer comida, me dijo que un extranjero regalaba comida a más de 150 niños y jóvenes. La primera vez me fui a escondida de mis padres pero ya posteriormente iba con permiso de ellos.

Recuerdo que yo tenía 9 años cuando solíamos ir diario a traer comida y también invite a mis hermanas y junto íbamos con nuestro platito, vasito y cuchara. Un día que llegamos como de costumbre observe a un extranjero, un hombre muy fuerte y con un carácter bastante amigable, era el señor Peder Kolind, quien se miraba contento, estaba asombrado de ver tantos niños y jóvenes que llegamos a comer.

Al empezar a llover él observaba que era difícil el esperar por la comida, el lugar no prestaba del todas las condiciones, pienso yo que fue ahí donde él pensó, hacer algo más grande para que todo esos niños pudiéramos comer tranquilo y en lugar fresco, donde ni la de la lluvia, ni el polvo nos dañara la salud.

Un 14 de octubre del 2001 se inauguró el Centro Carita Feliz. El nuevo lugar era muy lindo y agradable ya que al paso del tiempo no solo regalaban comida sino impartían diferentes tipos de clases y a las 6 de la tarde preparaban un bonito espectáculo para todos los que nos reuníamos, era una grandioso y animado show antes de servir la comida.

Yo era unos de los niños que jamás fallaba y me gustaban las clases que impartían, yo estuve matriculado en clases de pinturas, guitarra, baseball, coro, entre muchas otras clases.

Pasó el tiempo y como ha mediado del año 2008 la Directora Eveling Bermúdez me ofreció el trabajo de responsable de sonido del Show, conforme fui creciendo al igual que el centro fui ganándome la confianza, poco a poco fui subiendo de cargo, luego llegue a ser docente de informática, responsable del cine y actualmente responsable de actualizar la página web del Centro Carita Feliz.

Siento que Carita Feliz fue una parte fundamental en la formación de mi persona, aquí aprendí a poner en práctica valores éticos y morales que mi familia me habían enseñado, como es la honradez, compañerismos, solidaridad entre otros.

En este Centro gracias a la confianza que me gane con la directora Evelyng Bermúdez desperté el interés de estudiar la carrera que actualmente estoy llevando, también el curso de fotografía el cual me ayuda en mi vida, siento que mi adolescencia fue buena ya que deje de ser un joven tímido gracias a que me motivaron a participar en diferentes actividades como los certamen de Miss Carita Feliz, la Judea en tiempos de Semana Santa, Míster Carita Feliz, entre muchas actividades. Puedo decir con toda sinceridad: Gracias Don Peder por pensar en la niñez granadina y regalarnos este bello y maravilloso lugar, que el que lo visita se enamora del proyecto. 

 

María Gabriela González Gutiérrez

Ahora trabajo con los niños más pequeños

 

Mi comienzo por el centro Carita Feliz fue un año después de haber inaugurado, me llevó una tía.

Con el paso del tiempo mi mama tenía relación con la Señora Sara Tercero la cual indujo a mi mamá para que yo fuese alumna del Centro, me matriculé en varias clases entre ellas estaban: ingles, computación, corte y confección, belleza, manualidades, dibujo, casa estudio, danza, etc.

Después de varios años en Carita Feliz fui beneficiada con una beca.

Luego comencé a apoyar a uno de mis hermanos que tenía problemas con los estudios y la profesora Arllen hablo con la directora para que me dejara de asistente en su grupo y recibía una pequeña ayuda. Fui asistente de la profesora Jenny Hernández, Yorleny Urbina y del profesor Raul Larios. Luego fui trasladada al área del Kínder y en una oportunidad que hubo me dieron un trabajo formal como asistente del Kínder, ahora trabajo con los niños más pequeños.

Doy gracias a Dios y a las personas que me dieron la oportunidad en este Centro que me sirve como apoyo a mí en mis estudios y en mi vida. 

 

Aleyda Narváez, ex alumna

La persona que soy profesionalmente

 

Conocí el Centro Carita Feliz por medio de un conocido de mi papá, me dijo que si quería ir a estudiar computación a Carita Feliz. Yo tenía la edad de 14 años, estaba estudiando segundo año de secundaria.

Entré a clases de computación y con el tiempo me di cuenta del programa de becas, le conté a mis padres y hable con doña Sara Tercero, ingrese al programa de becas y continúe en el programa hasta que termine mi secundaria.

Este programa me ayudo a superarme porque no tenían mis padres los recursos para que yo estudiara además me dieron la oportunidad de trabajar como docente de computación por tres años.

Hoy en día gracias a la beca de Carita soy una persona preparada me desempeño como secretaria de oficio.

Estaré eternamente agradecida con el señor Peder Kolind (q.e.p.d) por haberme ayudado a ser la persona que soy profesionalmente.

 

 

Brenda Narváez, ex alumna

Mi historia seria otra

 

Tenía 10 años cuando mi papá llego a mi casa muy entusiasmado porque se enteró que en Carita Feliz mi hermana y yo podríamos aprender computación, inglés y manualidades sin costo alguno.

La primera vez que llegue al Centro  me sentí acogida, aprendí manualidades, a tejer, esta habilidad me sirve hasta el día de hoy porque hago bolsos tejidos por encargos, también aprendí computación, inglés, dibujo, estuve integrada en el programa de nutrición gracias a este programa, superé mi anemia y logré subir de peso.

Cursaba cuarto grado de primaria cuando ingrese al programa de becas, es lo mejor que me ha pasado en mi infancia, mi papá no tenía los recursos para ponerme a estudiar, yo era una excelente alumna y tenía miedo de dejar de estudiar por falta de recursos económicos.

Cuando me bachillere Carita Feliz me siguió ayudando, entre a estudiar en la escuela normal Ricardo Morales Avilés de Jinotepe para ser maestra de educación primaria, cuando estudie en la Normal Carita no solo me ayudaba con los útiles escolares también me ayudaban con C$ 200 mensual para el pasaje de Granada a Jinotepe.

Logre culminar la carrera en el 2014 y en el año 2015 encontré mi plaza en el Ministerio de educación. En la actualidad trabajo como maestra de primer grado en la escuela Sara Mora de Guerrero. 

Le doy gracias a Dios infinitamente por poner en el corazón de don Peder ese amor por la niñez, sin ese gran apoyo que tuve de Carita, yo no hubiera podido estudiar y mi historia seria otra.

 
Siguiente >
MediaMente.biz